ANA MENÉNDEZ

Al igual que cada persona es diferente, tambiÉn lo es cada caso

Estudié la carrera en la Universidad de Oviedo. Cuando finalicé mis estudios teóricos desarrollé mi aprendizaje práctico en la Escuela de Práctica Jurídica del Principado de Asturias y ejercí un tiempo como pasante en diferentes despachos, donde además de prepararme para el ejercicio práctico de mi profesión aprendí que al igual que cada persona es diferente, también lo es cada caso y por ello, cada tema debe ser estudiado con detenimiento y seriedad no debiendo, por complacer al cliente, efectuar promesas vacías garantizando un resultado, que la experiencia nos demuestra cada día es imposible garantizar.
Una vez finalizado el aprendizaje, en el año 1995 abro mi despacho, que nace de la vocación de defensa de los intereses y derechos del cliente y teniendo presente que trabajo con personas preocupadas por un problema legal, y consciente de que dicho problema, en ocasiones, puede producir efectos devastadores, que afecten no sólo a su medio de vida o reputación, sino que puede alcanzar incluso a otros miembros de su familia, garantizo que a cada caso se le dedicará la atención, el tiempo y los recursos que merezcan cada asunto. El éxito de mi trabajo depende de ello. Igualmente conocedora de que en muchas ocasiones los clientes pasan por situaciones económicas difíciles ofrecemos, además de honorarios ajustados y razonables, facilidades de pago a quien lo necesita. Pretendo que ninguna persona se quede sin asesoramiento o deje de defender sus derechos (en cualquier instancia) que le puedan proteger o beneficiar por carecer de ingresos, o pasar por un momento de dificultad económica.
Me enorgullece decir que tras casi 20 años de ejercicio profesional continuado un porcentaje muy elevado de mis nuevos clientes provienen de la recomendación de clientes satisfechos.