EL DESPACHO

Confianza total y absoluta confidencialidad

Mi despacho comienza su actividad en el año 1995, ofreciendo un servicio integral y especializado.
Nace con la vocación de defender a los clientes por encima de todo y para ello usa métodos tradicionales, como el seguimiento personalizado de los asuntos. Un único profesional, de los cuatro que lo integramos, será el encargado de seguir personalmente el asunto y tratar con el cliente dedicando todo el tiempo necesario para obtener un conocimiento exhaustivo, profundo y detallado del caso en particular. Para ello es absolutamente necesaria que entre abogado y cliente exista un relación de confianza total y absoluta confidencialidad, que mi despacho garantiza.
A la par que el modo tradicional de tratar los temas, ofrecemos un sistema de trabajo moderno, ágil y dinámico, valiéndonos para ello de las nuevas tecnologías que nos permiten dar una respuesta rápida y eficaz necesaria en los tiempo actuales. Llevamos un absoluto control con seguimiento diario de los asuntos judiciales, mediante la consulta ‘in situ’ de la procuradora María José Iñarritu Rodríguez, cuyo despacho se ubica a cinco minutos del nuestro (en la calle Jerónimo González nº 4), lo que nos permite una comunicación inmediata permitiendo que las actuaciones se efectúen de forma inminente y rápida.
Conscientes de que los temas consultados requieren, en multitud de ocasiones, conocimientos especializados en diferentes materias, utilizamos el apoyo técnico de especialistas de nuestra entera confianza (arquitectos, médicos, psicólogos, psiquiatras, comunicadores, etcétera) que nos permiten alcanzar un conocimiento exhaustivo de los asuntos, así como la garantía de disponer del mejor equipo para cada tema.

El desarrollo tradicional del despacho está firmemente arraigado y ahora, desde esta página, pongo a su servicio mi despacho por esta nueva vía.